¿Por qué nos arrugamos?

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsApp

Con el correr de los años el cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios, muchos de los cuales se manifiestan en nuestra piel. La aparición de arrugas en el rostro es uno de los signos con los que, popularmente, se identifica al envejecimiento. Pero, ¿Por qué nos arrugamos?.

linfar15iLas marcas que aparecen en la piel a partir de los 50 años, son producto de alteraciones en el normal funcionamiento del cuerpo. La mayoría de estas manifestaciones tienen su origen en cambios hormonales que el organismo atraviesa luego de varios años. Tanto en hombres como en mujeres, el envejecimiento acarrea desbalances de algunas hormonas que generan estos “efectos”.

Quizás uno de los cambios más trascendentales por variaciones hormonales, alcohol, alimentos procesados, azúcar blanco, exceso de trabajo, exceso de sol, déficit nutricional, deshidratación, estrés, y más, es la reducción de la producción de colágeno, ese componente que ayuda a mantener la piel tersa y firme.  Por otra parte, al envejecer se desgastan las fibras que producen la elastina, afectando de manera directa en  la apariencia de la piel.

Otro aspecto que influye en la aparición de las arrugas es la disminución de la actividad de las glándulas sudoríparas y sebáceas que mediante la humedad y el sebo, ayudan a conservar la dermis. Con el paso de los años ambas glándulas se ven afectadas reduciendo notoriamente su actividad. Estudios científicos revelaron que dicho aspecto es crucial en torno a la aparición de arrugas en la zona de la boca en las mujeres. Según se comprobó el rostro femenino tiene menos glándulas sebáceas, por lo que la producción de grasa es menor, favoreciendo la sequedad de la piel y la falta de humectación. Los doctores responsables la investigación aseguran que en la anatomía del rostro masculino hay una presencia mayor de apéndices (folículos pilosos, glándulas sebáceas) que ayudan a mantener la suavidad de la piel (ver artículo Dr. MosheKon, director del departamento de cirugía plástica, reconstructiva y de la mano del Centro Médico Universitario Utrecht de los Países Bajos).

Comprobado que el organismo de la mujer atraviesa estos cambios al pasar los años, afirmamos que es posible afrontar el envejecimiento de otro modo. La humectación y el cuidado de la piel desde la juventud es un aspecto clave para prevenir la aparición de arrugas y marcas. Cremas y suplementos son algunas formas de incorporar colágeno y elastina para devolverle la suavidad y tersura a la piel.

FacebookTwitterLinkedInGoogle+WhatsApp


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>